¿Trabajo en equipo o equidad conyugal?

 

Vamos a intentar ubicarnos en un escenario familiar para entender estos dos conceptos, trabajo en equipo o equidad conyugal, de una mejor manera.

Mario es un padre de familia que trabaja largas horas para poder dar a su familia el nivel de vida que ellos desean. Para ello, se pasa largas horas en la oficina, vuelve siempre tarde a casa y muchas veces cenar con su familia es un lujo que no se puede permitir. A veces, se siente frustrado e incluso agobiado porque piensa que su vida está pasando ante sus ojos en esa caja de zapatos que algunos se atreven a llamarla oficina. De todas maneras, él se siente orgulloso con su rol dentro de su familia y cree que está haciendo un buen trabajo.

María es la mujer de Mario. Cuando se plantearon formar una familia, acordaron que María dejaría de trabajar para darles toda la atención que unos hijos necesitan y que Mario sería el que trabajase fuera de casa. Mario y María tienen ahora tres hijos, dos mellizos de 4 años y un niño de 2 años. Los días para María pasan volando. Estar al cargo de tres niños es agotador y muy sacrificado. Se siente sola muchos días y sus hijos le absorben todas las horas del día. Hay días que no le da tiempo ni a ducharse.

Mario y María eran una familia feliz pero desde hace poco más de un año hay tiranteces y reproches en la pareja que están dejando huella. María necesita que Mario se involucre más en la vida familiar, cuando llega a casa sólo quiere desconectar y tumbarse en el sillón. Marco ,el hijo más pequeño, se despierta muchas veces durante la noche y María necesita que Mario se levante a atender a Marco alguna vez durante la noche también.

Por su parte Mario, no puede entender cómo María le puede pedir que él se levante también por las noches cuando sabe que al día siguiente tiene que trabajar muchas horas en la oficina. Mario piensa que si él no duerme bien durante la noche, no podrá cumplir con su trabajo ni con su día laboral. María no ve justo que Mario se comporte así y Mario no ve justo que María se comporte así.

Seguramente leyendo este escenario, te hayas sentido identificado con alguna de las dos partes. Es probable que te hayas posicionado en un lado u otro también. Está situación se puede mirar desde dos perspectivas:

  1. Equidad (justicia): qué es lo justo en estas situaciones tanto para María como para Mario.
  2. Trabajo en equipo: la colaboración a favor de un objetivo común.

Ninguna de las dos partes está trabajando en equipo. Se están centrado en la perspectiva de la equidad. Lo que es justo para ellos. Quién tiene la razón. La razón no la tiene nadie o la tienen los dos, como quieras verlo. Colaborar a favor de un objetivo común era el proyecto que planearon cuando decidieron tener una familia, cuando se dividieron los trabajos y quehaceres, pero se han anclado en “lo que es justo para cada uno”. Cuando formamos una familia, es necesario tener unos roles y dividirse las tareas para así poder disfrutar más y mejor de la familia y de nuestro tiempo libre, en definitiva unos deberes individuales que ayuden a todos los miembros que componen esta familia a vivir en una mejor armonía. Esto no quiere decir que no te comportes como “un buen jugador” dentro de tu equipo, puedes colaborar y cooperar en otras facetas que no son tu deber pero sí pueden ayudar al equipo. Trabajar en equipo son cualidades que dicen tener muchas personas cuando se les pregunta en una entrevista de trabajo, las mismas que dirían Mario y María si fuesen entrevistados para un nuevo trabajo:

“Soy trabajador, diligente, eficiente, poseo las cualidades necesarias para trabajar en equipo, busco siempre el beneficio común, valoro a los demás, busco soluciones, tengo flexibilidad, etc…”

Una familia es un trabajo en equipo. La equidad debería pasar a un segundo plano. Lo importante para ser felices y tener armonía, no es centrarse en lo que es justo para una de las partes que componen esta familia, ya que una familia no se basa únicamente en una figura monoparental. Todas esas cualidades que necesitamos para trabajar en equipo, debemos ponerlas en practica dentro de nuestra familia. No dejes que la razón y lo que consideras que es justo te aleje de tu familia y destruya lo que más quieres. Me temo que en esta vida, hay que estar a las duras y a las maduras. La base de una familia sólo se consigue con mucho amor, esfuerzo ,perseverancia y trabajo en común.

Si necesitas ayuda. Estoy a tu disposición

Contacta conmigo