Tic, tac, tic, tac…

 

¿Es “esperar al futuro” la clave de la felicidad?

No nos conformamos con poco. Lo queremos todo y ahora. Estamos en una sociedad marcada por unos patrones que todos seguimos y nadie cuestionamos. Nos empañamos en pensar que la complejidad de la vida hace que nosotros no seamos lo felices que nos gustaría o deberíamos ser. En ningún momento, nos preguntamos por qué tenemos que esperar a mañana para ser felices y no empezamos a ser felices hoy mismo. La vida no es tan difícil como algunos la pintan.

Somos unas marionetas. Somos unos títeres sin pensamiento propio. Somos unas ovejas en un rebaño. Estamos guiados por los medios de comunicación y el mundo de internet. Es curioso, muchas personas se permiten el lujo de criticar aquellas ovejas que se “descarrilan”. No cuestionan que son ellas, y no las descarriladas, las que siguen al rebaño y le dan la espalda a su camino de la felicidad.

Vivimos en un mundo materialista y capitalista. El dinero se necesita para vivir, no para ser feliz. Nos preocupamos por el futuro sin darnos cuenta que nuestro presente constituye nuestro futuro. Nos preocupamos por tantas menudencias que la vida se nos pasa.

Esperamos en una silla a que la felicidad llame a nuestra puerta. “Es ella la que tiene que venir”; nos decimos. Me temo que la felicidad hay que buscarla todos los días de nuestra vida además es orgullosa y se hace de rogar, por tanto es un examen diario y constante. De ti depende el ser feliz ahora, todo lo demás son excusas.

 

Contacta conmigo

¿Eres de los que siempre estás buscando la felicidad y nunca la encuentras?

No lo dudes ponte en contacto conmigo.
Contacta conmigo