Si te vas…¿Prometes no volver?

Me desconcierta la manera de actuar de muchas personas cuando terminan o acaban con una relación sentimental. La persona con la que están no les aporta nada nuevo a su vida y el amor que sentían se ha esfumado, ha desaparecido. Esto es totalmente lícito. Nos puede pasar a todos. De hecho, nos ha pasado a todos en alguna ocasión. Todos hemos sido dejados y todos hemos tenido que dejar. Lo segundo siempre he pensado que es más difícil. Una apreciación personal. Sigo. Dejar de sentir amor hacia la persona que comparte tu vida está a la orden del día. El amor ha pasado a cariño y el cariño te está ahogando. Y decides terminar la relación. Todos tenemos derecho a ser felices y a buscar nuestra felicidad.

 

Entonces, se lo comunicas a la otra persona y se desencadenan unos momentos y situaciones desagradables que generan dolor y muchas veces, falta de respeto mutuo.   Hasta aquí, siento decir, todo normal. Una ruptura, cuando una de las dos partes no la desea, va a acarrear episodios desagradables (cuando utilizo el adjetivo “desagradable” me refiero a discusiones de “echar en cara” momentos, a muchos reproches, a experimentar cambios emocionales, etc.).

 

A ti ,que no esperabas que tu relación acabase, te encuentras en un momento de SHOCK, no lo entiendes, empiezas a aceptar como puedes la situación. Entiendes que la vida te está poniendo a prueba. Poco a poco, quieres coger las riendas de tu vida, empiezas a ver las cosas buenas de no tener pareja, y ¡zas! un whatsapp:

 

“Hola ¿qué haces? ¿Estás bien? Me acuerdo de ti, yo no quiero hacerte daño. Te quiero mucho.

 

Y tu vida… vuelve a la casilla nº 1. Todo se vuelve a desmoronar.

 

Estas conductas son las que mencionaba al principio que me desconciertan. ¿Por qué la mayoría de las personas cuando dejan a su pareja quieren seguir manteniendo el contacto con ellas? ¿Por qué lo hacen? ¿No querían romper la relación? ¿Por qué no dejan que la otra persona empiece a revivir y a ser feliz? ¿Es egoísmo o preocupación por su ex-pareja? Si verdaderamente aprecias a tu ex-pareja; ¿no deberías dejar a tu ex rehacer su vida ahora que tú no quieres formar parte de ella? ¿o no será que no quieres estar con ella pero al mimo tiempo no quieres pederla?

 

Cuando una de las dos partes siente más que la otra, la relación tendría que ser cordial pero mínima. Difícilmente, se podrán superar etapas de una ruptura si no se aleja uno de la situación y empieza a sopesar las cosas buenas que tiene su vida. Mantener el contacto con tu ex, solo te lleva a la frustración, a aferrarte a algo que no puedes tener, a recordar sólo lo bueno de vuestra relación. La frustración genera ansiedad, la ansiedad genera malestar, el malestar genera tristeza y la tristeza genera depresión. Es un círculo vicioso. Todos hemos sido dejados alguna vez, todos nos hemos enfrentado a estas situaciones. Salir de esta situación, depende de ti. No le des la espalda a tu vida por centrarte en la vida de otro.

Exige respeto para superar este momento.

 

Si necesitas ayuda. Estoy a tu disposición

Contacta conmigo