Ser madre y el amor incondicional

 

Todos hemos escuchado como personas que ya son madres intentan explicar a madres primerizas qué es ser madre, qué cambios van a experimentar y cómo se van a sentir. En el fondo es una pérdida de tiempo pero nos empeñamos en tratar de definirlo. Supongo que es tan difícil de explicar porque florece en ti un amor que no habías experimentado todavía, el amor incondicional. Y definir qué es el amor incondicional es una tarea difícil, desde mi humilde opinión, es definir un concepto abstracto lleno de sentimientos y emociones encontradas y hasta ahora no vividas. Complicado.

 

No te voy a mentir, antes de ser madre, yo era de las que pensaba que no era lo mismo ser madre que adoptar a un niño que el sentimiento maternal no florecía igual. Ahora, después de haber sido madre, no pienso igual. Siempre hay diferentes opiniones personales y muy respetables, esta es la mía, así me sentí yo al ser madre. Sentí el amor incondicional pero no un amor incondicional instantáneo al dar a luz, un amor incondicional que crece gradualmente y siempre de una forma ascendente mientras van pasando los segundos, los minutos, los días, las semanas y los años de tu nueva vida. Cada día que pasa sientes más y saboreas más lo que significa el amor incondicional. El vínculo empieza con el día a día, con los cuidados que tienes que hacerle a tu bebé, con los momentos de complicidad entre ambos. Ahora siento que el amor es infinito, no tiene nombres biológicos o in-vitro o adoptados, el amor es omnipotente. El instinto maternal florece en ti porque la parte innata de las mujeres se activa para cuidar a ese bebé, esa es la parte maternal la que llevamos en nosotras mismas desde el día que nacemos. El activar este instinto maternal depende de los deseos individuales de cada persona pero no del hecho de ser una madre biológica.

 

Es este amor incondicional e infinito lo que te lleva a palpar la absoluta felicidad cuando eres madre. Lo demás, el camino elegido hasta llegar a abrazar a esa personita que está en tus brazos es un procedimiento más. Unas madres dirán que es algo muy especial el estar embarazadas, otras habrán pasado un embarazo horrible y no querrán volverlo a vivir, otras habrán esperado en una sala a que se les entregara a su hijo con una emoción inexplicable, otras…y un largo etcétera. Pero algo es seguro, TODAS ESTAMOS DE ACUERDO EN UNA MISMA COSA, la experiencia verdadera empieza cuando este niño está en tus brazos y cuando tu instinto maternal se activa para protegerlo sobre todas las cosas y para amarlo hasta el infinito.

 

Contacta conmigo

¿Cómo definirías la experiencia de ser madre?

Si necesitas ayuda, no lo dudes...
Contacta conmigo