Rupturas

¡Uff! Qué complicado es creer en el amor cuando acabas de salir de una ruptura tormentosa, un desengaño inesperado o una decepción desmesurada. ¿Cómo se puede volver a creer en el amor? Yo siempre he creído que la ruptura de cualquier pareja depende siempre de dos, es decir, la culpa es siempre de las dos partes. Unas veces, hay una parte que quiere darlo todo y la otra parte no quiere dar nada. Muchas veces una parte se vuelve ciega y la otra inmóvil. En otras ocasiones, una parte entrega su vida a la otra persona, la otra vive su propia vida. Y estés en la parte que estés, es momento de parar, respirar hondo y reflexionar. ¿Qué hice mal? ¿Por qué no funcionó? ¿Estaba enamorado o era solo cariño? ¿Por qué no reaccioné antes? ¿ por miedo? Miedo, ¿a qué? ¿a estar solo?. ¿Por qué me engañé a mi mismo? ¿Por qué no cogí el toro por los cuernos antes? Por qué, por qué , por qué.

Es siempre más fácil y seguro, echar la culpa a la otra persona. “Se fue con otra. ¿Qué culpa tengo yo en eso?” Me decía el otro día una persona. Incluso cuando la otra persona ha tenido un affaire, tú también tienes una cierta culpa.  No porque seas menos mujer que la nueva “adquisición”, dios me libre, sino porque a lo mejor tu proceso de selección a la hora de elegir pareja, no sea del todo bueno y eso es lo que debas cambiar.

Detrás de cada desengaño, decepción, ruptura o desencanto siempre se esconde un tesoro por descubrir. Ese desengaño está disfrazado y al desvelar su autenticidad darás gracias de haberlo vivido y haber aprendido de él. Pero esa gratitud, solo la apreciarás si aprendes de la propia situación que te ha tocado vivir, si analizas, si cambias.

Es fácil que hayas pasado una situación de desamor y estés a punto de conocer a una nueva persona y a enamorarte de nuevo. Es ley de vida. En la mayoría de los casos, esos momentos que te hicieron tan infeliz en un tiempo, son los que te han hecho hacerte más persona, los que te han hecho aprender. No olvides lo más importante, hay que aprender de las situaciones que  nos presenta la vida para que no nos vuelvan a ocurrir. Ése es tu objetivo. Si no aprendes de estas situaciones, lo único que habrás hecho, es haber sobrellevado una situación desagradable que ocurrió en tu vida y fácilmente podrás recaer en esa situación otra vez. No solo superes obstáculos, aprende de ellos.

Si necesitas ayuda. Estoy a tu disposición

Contacta conmigo