Hablar a tus hijos como «adultos»

Es bien sabido que la psicología infantil recomienda hablar a los bebés en un tono calmado, incluso musical, ya que los bebés responden muy bien a esta manera de hablar, les reconforta escuchar estos tonos calmados con cierta musicalidad.
Pero cuando los niños empiezan a crecer este tipo de interactuación con el bebé deja de ofrecer los mismos beneficios, empezar a utilizar una manera más adulta a la hora de comunicarte con tu hijo, aporta muchos beneficios en el desarrollo del lenguaje del niño y en su vida cotidiana. Hay muchos beneficios de hablarle a tus hijos con tu voz real. El primero y muy importante es que el vocabulario del niño aumentará. Si le hablas a tu hijo con un vocabulario apropiado, tu hijo tendrá la habilidad de ir aprendiendo nuevas palabras importantes para expresarse en su día a día. Puede resultar gracioso escuchar decir a tu hijo por ejemplo la palabra “claramente”, pero es un claro ejemplo de un aumento de su vocabulario, empieza a utilizar unas ciertas palabras que tú, como padre, utilizas en tu vocabulario del día al día.Otro beneficio muy importante es la adquisición de poder expresar cómo se encuentran y qué les preocupa con mayor claridad si su vocabulario es más extenso. Un niño, igual que un adulto, tiene cantidad de incógnitas por resolver que bombardean su cabecita, muchas veces miedos infundados. Si tu hijo puede expresarte cómo se siente, tú podrás ayudarle con una mayor eficacia. La importancia de enseñarle a tu hijo a expresar como se siente es vital para el bienestar del niño. Si le enseñas los conceptos feliz-triste, el niño querrá y podrá comunicarte cuándo está triste o feliz y por qué motivo. De este modo, hablar con tus hijos con una voz normal y sobre cosas de nuestro día a día hará que su habla se desarrolle con más rapidez. Esto no quiere decir que tu hijo de dos años se vaya a expresar con frases completas sin ninguna dificultad, pero sí le ayudarás a que su adquisición del lenguaje sea más fácil.A la hora de disciplinar, es mucho más fácil dialogar con un niño que está acostumbrado a que le hablen de una manera natural que con un niño que está acostumbrado a que se comuniquen con él de una peculiar manera. Si puedes dialogar con tu hijo sobre por qué no quiere ponerse unos particulares zapatos, podrás entender sus sentimientos hacia la situación que estáis viviendo. Muchas veces nos parece que son simples berrinches, y habrá muchos de esos también, pero otras muchas veces puede ser que el niño quiera transmitir cómo se siente al llevar esos zapatos. A la hora de marcar una disciplina, un vocabulario correcto es la clave para que dicha disciplina no sólo se entienda sino también se tome en serio.

Si disfrutas hablando a tu bebé de una manera infantil, continua haciéndolo, pero cuando empiece a gatear, caminar o empezar a hablar intenta hablar con ellos desde un tono más adulto, más normal. Les ayudarás a crecer, a entender mejor este mundo que se abre ante ellos.

Si necesitas ayuda. Estoy a tu disposición

Contacta conmigo