Euforia o astenia primaveral

 

La primavera , la sangre altera es una expresión que utilizamos coloquial y popularmente muchas veces sin saber (me atrevería a decir) el porqué de su uso. Obviamente no es una frase hecha sin más que utilizamos cuando empieza la primavera. De hecho, a lo mejor a la gran mayoría le puede parecer difícil definir el porqué de su utilización pero todos la utilizan en el momento adecuado. Te pondré un ejemplo;

 

Tú puedes haber quedado con un amigo a tomar café en el comienzo de la primavera y no le saludas con un “la primavera la sangre altera” pero si tu amigo está nervioso, fatigado y rabioso es muy probable que le digas: “Ya veo que está aquí la primavera, definitivamente la sangre altera”.

 

Por tanto de una manera acertada utilizamos un refrán que nos define un estado emocional. La primavera afecta nuestras emociones positivas y por supuesto también las negativas.

 

La primavera para una inmensa mayoría es una estación llena de alegría y color. Las flores y todos sus colores despiertan en nosotros unos sentimientos que teníamos guardados en el invierno. Los días son más largos y el sol es más intenso. Parece que tenemos más ganas de salir, los días también acompañan más, pero sobre todo nos sentimos más “vivos” (nunca mejor dicho). La energía que nos trasmite la luz y el sol cala muy dentro de nosotros recargando unas pilas que estaban casi en modo desechable. Además nos sentimos con más deseo de cuidar nuestra imagen. Estos efectos nos describen una euforia primaveral. Nuestros niveles de serotonina aumentan y nos sentimos con más fuerza y energía.

 

Como bien he mencionado anteriormente también produce unos estados de ánimo totalmente contrapuestos. Nuestro cuerpo no termina de acostumbrarse a los cambios de esta nueva estación. La astenia primaveral está vinculada al cansancio, a la tristeza sin causa aparente, a la irritabilidad, a la inapetencia y a la apatía entre otras. Las personas reaccionamos de diferente manera ante situaciones y/o cambios. Para muchas personas, los cambios que se producen al comienzo de la primavera son tan drásticos que sus cuerpos no se adaptan con la misma rapidez que el de otras personas. Nuestro cuerpo está intrínsecamente unido a nuestra mente he de ahí que los síntomas de esta astenia primaveral sean tanto físicos como emocionales.

 

Cuando hablamos de primavera, hablamos de cambios en la producción de hormonas en nuestro cuerpo y alteraciones neuro-químicas en nuestro cerebro. Si producimos altos niveles de serotonina y melatonina nuestro estado anímico será más saludable. Por lo tanto, la primavera en sí no es la responsable de nuestro estado de ánimo, el responsable de nuestro estado de ánimo es la capacidad que tenga una persona para adaptarse a los cambios que la primavera trae consigo.

 

¿Cómo podemos sacar el máximo partido a la primavera?

 

  1. Planea más actividades al aire libre, conecta con la naturaleza, llénate de su energía tan potente y saludable.
  2. Dedícate un tiempo del día a hacer lo que disfrutas ahora que las horas de sol han aumentado y tus días son más largos.
  3. Cambia tu dieta, aumenta el consumo de frutas y verduras. Por ejemplo: el aguacate, la piña, los cereales integrales.
  4. No te precipites en cambiar rápidamente todos tus hábitos del invierno, dosifica tu energía.

 

La primavera nos aporta innumerables beneficios pero sobre todo nos aporta más luz, más color y más energía. La manera de adaptarte a los cambios es primordial para disfrutar de todas las maravillas que ofrece esta estación del año.

 

¡FELIZ PRIMAVERA!

 

Contacta conmigo

¿Encuentras difícil acomodarte a los cambios de la primavera?

No dudes en ponerte en contacto conmigo. Estoy a tu disposición.
Contacta conmigo