Crear una vida…

Es cierto que es indescriptible la sensación al crear una nueva vida. Es, sin ningún lugar a dudas, una de las cosas más bonitas que ofrece esta vida. Experimentas un amor incondicional que no habías sentido hasta ahora. Creas una vida y tu vida cambia para siempre.

Si estás enamorada, te enamoras de una manera diferente e igual de bonita que el enamoramiento que habías hasta entonces experimentado. Si no lo estás, o nunca lo has estado, o no sabes si lo habías estado antes, descubres qué es enamorarse. Es el punto de ebullición , es un volcán en erupción, es el milagro de la vida.

Y tu vida toma un segundo plano, tu vida se pone en “standby”, o mejor dicho, empieza tu nueva vida. Tus prioridades son muy diferentes y disfrutas haciendo cosas distintas, muy distintas. Y entiendes ahora lo que antes no entendías y ves ahora lo que antes no veías. No sabes si sabrás hacerlo. Tienes miedo, dudas de todo. Y lo único importante que quieres transmitir y en lo que quieres educar es en “ser feliz”. Y te das cuenta que eso no es tan fácil como suena. Y empieza una nueva etapa en tu vida, la de ser padres.  Y sólo esperas, deseas y anhelas saber hacerlo bien.

Empieza el camino de la mayor responsabilidad de tu vida, la responsabilidad de educar amando. ¡Qué complicado! ¡Qué cúmulo de sensaciones! ¡Qué felicidad!

Si necesitas ayuda. Estoy a tu disposición

Contacta conmigo