No hay día que no piense en ti…

 

Hola Ali:

 

Lo primero decirte que no hay día que no piense en ti…

 

“Qué difíciles tuvieron que ser esos 8 meses…” me digo.

“Qué ausencia tan grande has dejado pero sobre todo qué pena que te hayas ido con todas las ganas que tenías de vivir…» me repito a mí misma.

 

Y por un momento, me quedo ausente y triste. Unas veces me entra rabia. Otras me enfado con el mundo. Otras lloro pero la mayoría del tiempo me resigno, ES LO QUE HAY, me repito.

Tenía ganas de escribirte una carta. Según el fundador de la psicología positiva, Martin Seligman, escribir una carta de agradecimiento a una persona ya sea a un familiar, o a un amigo o simplemente a una persona que de alguna manera ha ayudado a que tu vida sea más feliz, hace que nos sintamos mejor con nosotros mismos al escribirla ya que estamos pensando y escribiendo palabras bonitas llenas de felicidad. Nos sentimos bien al escribirla y nos sentimos mejor al entregarla porque vamos a hacer a alguien más feliz. Te la pensaba escribir el día de tu cumpleaños pero…me adelanto…que ese día estarás liada.

Pues nada, solo quería informarte un poco cómo nos vamos apañando aquí sin ti. Aquí estamos que no es poco, ¿no?. Tus hijas luchando como mejor pueden día a día pero siempre con una sonrisa en la cara. Me acuerdo una vez que me dijiste que la gente lo que más te decía de las peques es que siempre tenían una sonrisa en la cara y que era lo que más feliz te hacía. Bueno, pues estate tranquila, la sonrisa no la han perdido, de hecho no se olvidan de ponérsela ningún día, les has dejado una buena herencia, tu fortaleza. No te voy a decir que esto es un camino de rosas porque sería una absurdez, es un camino de espinas muy dolorosas, las rosas se las llevó el viento, pero sí te diré que yo veo no solo luz pero también rosas al final del largo túnel y eso es lo que me alivia.

Las chicas, creo, tienen que aprender a vivir con tu presencia espiritual. Tienen que aprender a sentirte de una manera diferente. Eso, tristemente, llevará su tiempo; ojalá ya hubiesen encontrado el camino a sentirte más cerca. Hace poco oí a una periodista decir que las personas que han perdido algún ser querido aprenden a vivir sin él físicamente porque consiguen crear una conexión espiritual entre ambos, imposible de explicar e incrédula para muchos pero real como la vida misma. Yo también estoy de acuerdo. Las peques te necesitan en su día a día, su objetivo es sentirte de otra manera diferente al resto de las personas. Sé que lo lograrán.

Pues nada que no te preocupes que vamos tirando. Sé que esta carta te ha hecho feliz, igual que me ha llenado de paz a mí el escribirla.Bueno te tengo que dejar. El chiquillo, como llamas al peque, está bien. Creciendo y un trastillo, pero feliz. Me acuerdo cuando te despediste de él un día que se iba a la guardería, le preguntaste si tenía muchos amigos en la guardería, él te dijo que sí y le dijiste “cuida mucho a tus amigos, diles que les quieres mucho, dales muchos besos”. «Qué bonito» pensé.

Cuídate Ali. Te echamos de menos.

 

ps: A los que estáis leyendo esta carta, os animo, a escribirle una carta de agradecimiento a alguien importante en vuestra vida. Experimentareis el fantástico mundo de la psicología positiva.

 

Contacta conmigo

Regala felicidad. Escribe tu carta de agradecimiento.

Sumérgete en la psicología positiva.
Contacta conmigo