Bullying. Una pesadilla.

 

El Bullying o acaso escolar está a la orden del día. Todos conocemos de algún caso fatal que invadió las noticias cuando ya era demasiado tarde. Dicen muchos profesionales,expertos en la materia, que es difícil detectar un caso de acaso escolar; es cierto, es muy complicado. La mayoría de los niños que sufren algún tipo de acoso escolar no piden o no saben cómo pedir ayuda. Están sumidos en una pesadilla. Son muy vunerables, pero no son muy vunerables porque sean niños, son muy vulnerables porque se les está maltratando psicológicamente. Cuando te maltratan psicológicamente, ya seas un adulto o un niño, empiezas a creer en lo que te dicen esas personas todos los días. Esos insultos, críticas e injurias calan en tu mente igual que calan en la de un niño. Son palabras hirientes, ofensivas, humillantes que poco a poco van cogiendo más espacio en la mente de una persona o un niño. Actúa ante un posible caso de acoso escolar, sea cual sea tu rol.

Como padres, nuestro deber es saber detectar cuánto antes posible si nuestros hijos están siendo acosados en el colegio. No importa la confianza que tengas con tu hijo, muchas veces, los hijos que habitualmente se han comunicado con sus padres también se encierran en ellos mismos y dejan de contar sus problemas e inquietudes. Hay señales muy claras que evidencian un cambio de conducta en tu hijo. Según stopbullying.gov, debemos alzar la señal de alarma si nuestro hijo sufre:

  • Lesiones injustificables.
  • Pérdida o daños del material escolar.
  • Pérdida de interés en el colegio. Baja su rendimiento escolar.
  • Frecuentes simulaciones de mal estar: dolores de cabeza, de tripa, etc.
  • Cambios en los hábitos alimenticios. De repente no tienen ganas de comer o comen con mucha ansia.
  • Dificultad en conciliar el sueño y frecuentes pesadillas.
  • Pérdida repentina de amigos y/o deseo de evitar situaciones sociales.
  • Sentimientos de impotencia y disminución de autoestima.
  • Comportamiento autodestructivo como auto-infligirse heridas o hablar de suicidio.

Estas señales no tienen que darse todas y al mismo tiempo para entonces considerar un caso de acoso escolar, pueden darse de manera aleatoria y en diferentes momentos de la vida de tu hijo.

Tú eres la mejor persona que conoce a tu hijo. Lee entre líneas, posiblemente tu hijo te niegue cualquier tipo de problema en un primer momento, pero nunca tires la toalla. Ten paciencia. Muéstrale amor, seguridad, confianza y comunicación. Tu hijo no es que no confíe en ti, no confía en sí mismo. Todo tiene una solución aunque haya veces que nos cueste encontrarla.

 

Si necesitas ayuda. Estoy a tu disposición

Contacta conmigo